Elaboración del Jamón Ibérico y la Paleta Ibérica

Además de las extraordinarias características que imprimen la raza ibérica y una cuidada alimentación, a nuestros productos se añade el factor de calidad que aseguramos en Productos del Encinar

Una materia prima de características tan especiales requiere un proceso de elaboración singular y, por tanto, una adecuación del proceso de salado y secado-maduración

Jamones y Paletas con Denominación de Origen Dehesa de Extremadura, ibéricos de alta calidad y embutidos de un sabor exquisito definen a una empresa que continúa invirtiendo en calidad, innovación tecnológica y buen gusto.

Su proceso de curación comienza con el salado de las piezas en pilas de sal para continuar con las fases de postsalado, sudado y maduración. El proceso en sí es la combinación de elementos como la sal, el frío y el aire, ideado en su día para conservar un producto básico en la alimentación de una población con escasos recursos.

En el postsalado la difusión de la sal por toda la pieza se produce de forma homogénea, en este paso son fundamentales las bajas temperaturas.

Después comienza el proceso de secado en secaderos naturales, durante el verano las piezas comienzan su periodo de sudado, en el que la grasa se funde impregnado toda la masa muscular.

Despiece, salazón, maduración y secado natural, se encuentran perfectamente integrados en nuestra cadena de trabajo que, además de respetar el proceso natural de elaboración, mantiene y preserva el arte de la curación en todos sus extremos.

El proceso de curación termina con la fase de maduración en bodegas naturales, donde los productos van madurando lentamente y el tiempo hace el resto.

Con este cuidado proceso de elaboración elaboramos:

Sin restar importancia a la materia prima, hemos de destacar que el jamón ibérico es más que una carne salada y deshidratada, es un producto madurado en cuyo proceso tienen lugar profundos cambios físicos y químicos. Y por lo tanto, las condiciones del proceso (sal, temperatura, tiempo) son también muy importantes para la calidad.

Las manos expertas de nuestros maestros y su oficio, traspasado de generación en generación, junto a las técnicas de elaboración de productos ibéricos más avanzadas, dan lugar a unos productos capaces de satisfacer los gustos más exigentes